PICA Y LOS TRASTORNOS ASOCIADOS


PICA

Descripción:

Se trata de la ingestión de substancias no nutritivas que varían con la edad (desconchones de pintura, yeso, pelos, hojas, piedras, etc.) sin existir aversión por los alimentos. Esta ingestión debe ser persistente, con una duración de al menos 1 mes.

Trastornos Asociados:

Se asocia frecuentemente a Retraso Mental y a otros Trastornos Generalizados del Desarrollo y en estos casos debe tener suficiente gravedad para ser diagnosticada como un trastorno aparte del síndrome principal.

Prevalencia:

Hay muy pocos datos y se diagnostica pocas veces, pero no es raro en los niños de edad preescolar.

Inicio y Curso:

Puede tener su inicio en la infancia. En muchos casos dura varios meses y remite, aunque puede persistir hasta la adolescencia y en casos raros hasta la edad adulta.

Complicaciones:

Suelen ser de tipo médico cuando el trastorno es intenso: envenenamiento por plomo, problemas mecánicos intestinales, obstrucción por minoraciones producidas por bolas de pelo, perforación intestinal o infecciones como toxoplasmosis o toxocariasis por ingerir heces o basura.

Diagnóstico Diferencial:

Cuando coexiste con otros trastornos sólo se diagnostica cuando es de suficiente gravedad (Trastorno Generalizado del Desarrollo, Retraso Mental, Esquizofrenia.).

TRASTORNO DE RUMIACIÓN

Descripción:

Consiste en la regurgitación y masticación de nuevo del alimento, que tiene una duración de al menos un mes, y tras haber existido un periodo de funcionamiento normal. Los alimentos vuelven a la boca a medio digerir sin que surjan náuseas o arcadas y pueden ser masticados de nuevo y tragados o arrojados fuera de ella. Se observa con mayor frecuencia en niños, pero puede verse en sujetos de mayor edad particularmente con Retraso Mental.

Trastornos Asociados:

Suelen presentar irritabilidad entre los episodios de regurgitación. Se muestran hambrientos y comen en abundancia, aunque puede existir malnutrición debido a la regurgitación inmediatamente después de comer sin dar tiempo a digerir los alimentos. En los casos agudos puede haber pérdida de peso e incluso la muerte (hasta un 25%). También puede existir erosión de las encías y los dientes. El abandono, la falla de estimulación y las situaciones estresantes son factores predisponentes, así como la mala relación paterno-filial. A veces cursa junto a un Trastorno de la Ingestión Alimentaria en la Infancia.

Prevalencia:

Es muy poco frecuente y aparece más en los varones.

Inicio y Curso:

El inicio se sitúa entre los 3 y los 12 meses de edad, salvo en sujetos con Retraso Mental. En los niños el trastorno suele remitir espontáneamente excepto en algunos casos en que el curso es continuo.

Diagnóstico Diferencial:

Se realiza con las anomalías congénitas físicas (estenosis pilorica o reflujo gastrointestinal) mediante pruebas fisiológicas adecuadas. Puede diferenciarse de los vómitos normales de la primera infancia por la apariencia voluntaria de la rumiación.

No se diagnostica cuando aparece en una Anorexia o Bulimia Nerviosas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s