¡Es la educación, estúpido!


Periodista sin remedio

Llegan cuatro, o diez, o cuarenta, o doscientos gilipollas y se pegan. Y matan a una persona y la tiran al río. Y se lían a golpes con los que van al tanatorio a velar su cuerpo mientras decenas de buitres afilan sus lenguas viperinas, junto a sus lápices, para decir que todos son igual de gilipollas. Ahora llegan cuatro, o diez, o cuarenta, o doscientos periodistillas y se aúnan para gritar, cual fuenteovejuna, que no se deja matar quien no acude a una cita para pegarse, aunque la cita sea sólo uno de los posibles escenarios —aunque ya estamos acostumbrados a emitir juicios antes que la propia Justicia, claro—.

Y entonces llegan cuatro, o diez, o cuarenta, o doscientos políticos de medio dedo de lo que en mi casa se llama chopo y dicen que se acabó. Que la muerte de uno de los gilipollas [sic.] no es…

Ver la entrada original 436 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s