Rabietas y autismo: “Dale una zurra!” … perdone, nosotros usamos el emocioncímetro”


alto alto como una montaña

Una de las cosas que socialmente está peor vista es cómo “reprendemos” a nuestro hijo que tiene autismo. En algunas ocasiones en las que Manuel no “sabe” comportarse puedo esperar dos cosas: comprensión y ayuda o desaprobación y miradas o comentarios de rechazo. En el primer caso puede deberse al conocimiento de la condición de mi hijo o a una intuición muy acertada de que algo es diferente. En el segundo caso solemos estar ante personas que prejuzgan y desconocen la realidad de un trastorno como este.

Ir de compras, advertir del peligro o explicar que algo es socialmente incorrecto se convierten en enigmas difíciles de resolver. ¿Cómo hemos ido solucionando este problema? Con mucha paciencia y siguiendo siempre las reglas elementales de anticipación y comunicación visual: anticipamos lo que va a ocurrir, si hay alguna novedad la explicitamos intentando asegurar la comprensión. A continuación exponemos algunos ejemplos y nuestra manera…

Ver la entrada original 318 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s