Los efectos de la ambigüedad (o crecer sin límites claros)


nacer, crecer

El niño hipersensible que crece con límites poco definidos se ve invadido automáticamente por algo extremadamente desagradable relacionado con una violencia real o con una amenaza, o quizás con el temor de una violencia aún más peligrosa: la psicológica, como verse privado de afecto, ignorado o denigrado. Experiencias de este tipo dejan en el niño impresiones imborrables. En los que son hipersensibles, que habitualmente no son los favoritos en el “parque infantil” de la vida donde el más fuerte es el amo, las consecuencias son aún peores. Se ven privados de lo que quizás es su último sostén. Por tanto, resulta comprensible que de mayores no quieran oír hablar de límites. Están firmemente decididos a no repetir lo que les hicieron sus padres a ellos y, en consecuencia, a menudo se muestran aún más tolerantes y condescendientes. Y cargados de buenas intenciones, suelen ir más allá de su propias fuerzas…

Ver la entrada original 158 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s