Cuándo eres padres de un niño con dislexia y has pasado por esta experiencia sabes cómo se siente.

Al principio cuando empiezan las dificultades, crees que es algo pasajero. Empiezas preocuparte cuando hasta al final de un primer grado te das cuenta que, si al principio estuvo difícil aprender los colores, después los números, ahora escribir y leer parece la tarea más difícil.  Se le enseña una letra hoy y mañana la olvida.

Intentas enseñarle como se escribe su propio nombre y después de muchos intentos lo logra, pero a veces inversa las letras o los omite.

Se puede memorizar algunas palabras, pero no por mucho tiempo. Después se le olvidan.

No puede copiar ni de la pizarra. Tiene todo incompleto.

La maestra se queja que se distrae mucho.

Cuando quiere contar algo que le paso en la escuela usa el verbo en futuro y ni se da cuenta.

No sabe los días de la semana. Se le pregunta que día es hoy y no sabe.

No sabe los meses del año.

Tiene dificultad con seguir una secuencia visual.

Parece tener problemas visuales, como que necesita espejuelos aun el doctor dice que no. ¿Entonces porque escribe tan grande y sin constancia?

La maestra le recomienda evaluar el niño otra vez.

La psicóloga le habla por primera vez de dislexia.

No entienden muy bien que es esto, pero al menos lo que le está pasando al niño tiene un nombre.

Se le recomienda terapias. En ocasiones varias, dependiente del profesional que realiza la prueba.

Como padre preocupado sigues las instrucciones.

Si no son las terapias indicadas, pasa el tiempo y el niño no mejora.

Al contrario. La dislexia a no ser tratada al tiempo empeora.

Si se recibe un buen tratamiento y la intervención se realizará al tiempo, la dislexia puede ser superada. En ocasiones por completo.

Claro, los padres se van a preguntar: ¿y cómo puedo saber cuándo el tratamiento es el adecuado?

Sencillo. Si después de 3 meses no se ve ningún resultado, es evidente que no es lo correcto. Prácticamente el niño tiene que empezar a leer y escribir palabras sencillas después de un mes y 8 terapias.

El tiempo hasta la superación total tiene muchas desconocidas: como la edad del comienzo de las terapias, del nivel intelectual del niño, de la disponibilidad del niño, del elemento escolar, del apoyo de los padres, de otros trastornos adicionales como ADHD.

Pero hay un término mínimo y un máximo y esto es de 3 meses 36 sesiones) hasta 18 meses (162 sesiones) en el caso de niños mayores de 10 años de edad.

A veces los padres se sienten solos y perdidos cuando se trata de dislexia.

Si tenemos un niño con este trastorno lo primero vamos a buscar en google que es esto y, como se trata y leer opiniones.

Para ayudar a estos padres con información, material didáctico, terapéutico y educativo, y responder a sus preguntas, diseñe este website.

A veces necesitamos saber que no somos solos.

¡Que hay allá alguien que nos puede escuchar y entender!

Esto es lo más importante: ¡entender!

Cuenta tu historia y ayudarás a otros padres.

Les invito con el corazón abierto a visitar nuestro website y participar a este movimiento de apoyó.

TODOS SOBRE DISLEXIA 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s