Errores drásticos acerca del autismo en el DMS-V Errores drásticos acerca del autismo en el DMS-V


Ad by DDiiscouNtLocattoRe | Close Estás aquí: Portada / Autismo y Asperger /

DMS-V

La Asociación Americana de Psiquiatría actualizó su Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales en su quinta edición (DSM-V). Ahora mismo cuenta con una nueva clasificación y criterios diagnósticos para el espectro de los trastornos autistas, anteriormente el trastorno del espectro autista estaba clasificado en diversas subcategorías de autismo como el síndrome de Asperger. Sin embargo ahora la categoría del autismo es más específica y potencialmente restrictiva por lo que ahora solo hay una categoría nueva llamada trastorno del espectro autista.

Este cambio puede alterar el diagnostico de niños autistas, así como modificar la elegibilidad para el tratamiento, la educación y otros servicios de apoyo.

De acuerdo con la versión IV del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales(cuarta edición, revisión del texto, DSM-IV-TR ), los trastornos del espectro autista (TEA) son un grupo de discapacidades del desarrollo que se caracteriza por deficiencias en la interacción social y la comunicación como así como por los restringidos, repetitivos y estereotipados de comportamiento. El cambio propuesto en la clasificación de diagnósticos del espectro de desórdenes de autismo en la quinta edición (DSM-V) es la creación de una comprensible preocupación entre los padres de los niños con TEA, pero esto no es todo el diagnostico también puede llegar a ser perjudicial en muchos aspectos.

Los niños previamente diagnosticados con TEA pueden no tener el diagnóstico y por lo tanto no califica para los servicios necesarios. La identificación de un potencial nuevo grupo de niños conTEA puede requerir nuevos servicios y otros cambios en nuestro sistema de cuidado de la salud infantil compleja.

Tendencias actuales

La identificación del TEA cada vez está mejorando, esto gracias a nuevas pruebas de detección que han desarrollado y desplegado con niveles razonables de desempeño, y las intervenciones están teniendo lugar a edades cada vez más jóvenes con resultados cada vez más positivos, especialmente para los niños con formas más leves de TEA.

Ser diagnosticado con autismo, síndrome de Asperger o trastorno generalizado del desarrollo en el marco del DSM-IV-TR tiene gran importancia práctica, clínica, psicológica, cultural, económico e incluso político. Desde un punto de vista práctico y clínico, el diagnóstico de clasificación determina quién recibe y es probable que se beneficie de un trato. Desde un punto de vista psicológico, se ofrece a los padres y los niños un sentido de cierre y, porque el pronóstico se relaciona con el diagnóstico, puede dar lugar a una cierta reducción de la ansiedad. Para otros padres, el diagnóstico se abre la puerta a una mayor ansiedad, ya que se enfrentan a un conjunto fragmentado de tratamiento, y servicios de apoyo familiar educativos con la elegibilidad claro, transiciones y transferencias. Desde un punto de vista cultural, el diagnóstico se relaciona con lo que el antropólogo Paul Rabinow, denominado biosocialidad, o la formación de grupos en torno a identidades biológicas basadas en las condiciones biológicas compartidas o comunes.

Impacto de DSM-V

Guía de consultas del DSM-V
“A los pacientes con un diagnóstico bien establecido según el DSM-IV de trastorno autista, enfermedad de Asperger o trastorno generalizado del desarrollo no especificado de otro modo, se les aplicará el diagnóstico de trastorno del espectro del autismo. Los pacientes con deficiencias notables de la comunicación social, pero cuyos síntomas no cumplen los criterios de trastorno del espectro del autismo, deben ser evaluados para diagnosticar el trastorno de la comunicación social (pragmática)”

Así es como en el DMS-V las Subcategorías diagnósticas del trastorno autista, el síndrome de Asperger y TGD no especificado han sido eliminados a favor de una consideración de la dimensión del núcleo de características, así como los efectos colaterales tales como retraso en el lenguaje y el desarrollo cognitivo.

Aquellos que no estén familiarizados con los detalles anteriores del DSM podrían percibir el cambio propuesto para el espectro autista entre el DSM-IV-TR y DSM-V como un cambio radical. Sin embargo, este cambio tiene que ser visto en el contexto de la historia de la DSM. Hasta 1980, cuando el DSM-III 29 fue lanzado, el DSM fue en gran parte en deuda con la visión del mundo de los psiquiatras psicoanalíticamente capacitados. Con el DSM-III, en un intento de armonizar el DSM con criterios diagnósticos médicos y el reembolso del seguro de garantía, las categorías de clasificación se consolidaron alrededor de criterios específicos sobre la base de supuestas etiologías.

Aunque el DSM-IV se agudizó aún más este enfoque categórico a la clasificación, el DSM-V se dar otro salto a la nada, abrazando un enfoque que tiene más dimensiones para el diagnóstico que considera las dimensiones funcionales (por ejemplo, la comunicación, la agresión) como un proceso continuo de desarrollo y utiliza las herramientas de medición para especificar las capacidades funcionales. Entiendo claramente que el autismo es un trastorno que evoluciona junto con la humanidad pero hacer cambios radicales a un diagnostico en vez de ayudar confunde a aquellos que inician en el ámbito de la psicología clínica.

Los defensores del DSM-V argumentan que el trastorno autista y el síndrome de Asperger son parte del mismo espectro y proporciona criterios más específicos para evaluar las dimensiones de la función del comportamiento. En base a esto fue que “unificaron” ambos trastornos en uno solo.

Los psicólogos deben estar a la vanguardia de los criterios y atención del autismo, es fundamental que el proceso de diagnóstico sea claro y viable en un entorno de práctica. La transición al DSM-Vtiene implicaciones para el diagnóstico diferencial, por lo mismo se requieren cambios en la terminología, y requerir el desarrollo de nuevas narrativas para explicar a los padres lo que abarca el TEA y poder explicar con claridad todo lo que conlleva este trastorno.

Referencia:

Asociación Americana de Psiquiatría. Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales. 4ª ed, revisión del texto. Washington, DC: Asociación Americana de Psiquiatría; 2000.

Asociación Americana de Psiquiatría, Guía de consulta de los criterios diagnósticos del DSM 5. Arlington, VA, Asociación Americana de Psiquiatría, 2013.

 

Anuncios

Un comentario en “Errores drásticos acerca del autismo en el DMS-V Errores drásticos acerca del autismo en el DMS-V

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s