Una ley para ayudar a los niños con dislexia.


​ Es un trastorno que impide leer en forma fluida y genera fracaso escolar. La iniciativa obliga a obras sociales y prepagas a cubrir los tratamientos. Sólo el diagnóstico cuesta $4.000.

Reclamo. “Necesitamos la ley para que el tratamiento sea gratuito y accedan todos los chicos”, dice Marcela, la mamá de Santi. E. Fernandez

Por: Alfredo Dillon fuente http://www.clarin.com/sociedad/alumnos-dislexia-avanza-tratarlos-gratis_0_1633636841.html


Él sentía que las letras bailaban sobre el renglón: Santiago estaba en 2° grado y no leía ni escribía. Ni siquiera podía armar sílabas. En su escuela habían bajado los brazos; le pedían a la familia un certificado de discapacidad, exigían derivarlo a una escuela especial. Hasta que, en julio de 2° grado, la psicopedagoga que lo venía acompañandollegó a un diagnóstico: dislexia. A partir de esa respuesta, Santiago empezó un tratamiento psicopedagógico para trabajar la conciencia fonológica, es decir, la capacidad de reconocer y asociar fonemas (sonidos) y grafemas (letras). Cuatro meses después, en octubre, ya era capaz de leer de manera fluida. En séptimo grado fue abanderado.


La dislexia es el trastorno del aprendizaje más frecuente. Distintas investigaciones en Estados Unidos y Europa señalan que afecta aentre el 5 y 10% de la población. En la mayoría de las aulas argentinas hay por lo menos un alumno disléxico, un trastorno definido por las neurociencias como “neurobiológico” y hereditario, que impide que los chicos aprendan a leer de forma fluida y precisa. En la comisión de Educación de Diputados se está discutiendo un proyecto de Ley sobre Dificultades Específicas del Aprendizaje que ya tiene media sanción del Senado, y que garantizaría que el tratamiento sea incluido en el Plan Médico Obligatorio

Los síntomas más comunes son omisiones, inversiones, sustituciones o adiciones de letras en la lectura o escritura; también faltas de ortografía en palabras frecuentes. El proyecto de ley, presentado por la senadora María Laura Leguizamón (FPV), prevé que estos alumnos reciban un “abordaje integral e interdisciplinario”, exige una “detección temprana de las necesidades educativas” de los chicos y establece un sistema de capacitación para que los docentes sepan cómo adaptar la currícula para ellos. También determina que lasobras sociales y prepagas cubran los tratamientos: el diagnóstico requiere varias consultas con psicopedagogos y fonoaudiólogos, y cuesta un promedio de 4000 pesos.

“La ley da un marco para que la escuela trabaje con estos alumnos y no diga ‘yo no puedo’. Busca garantizar que se hagan las adaptaciones necesarias para que los chicos no se caigan del sistema”, explicó a Clarín Florencia Salvarezza, directora Instituto de Neurociencias y Educación de INECO, quien defendió la norma ante los asesores de la comisión de Educación en Diputados, junto con Silvia Panighini (jefa de Psiquiatría Infantil en FLENI), Hugo Arroyo (jefe del servicio de Neurología del Hospital Garrahan hasta este año) y Gustavo Abichacra, pediatra y presidente de Disfam (Dislexia y Familia), la organización que impulsa el proyecto. La ley también tiene el apoyo de la Asociación Argentina de Logopedia, Foniatría y Audiología y la Sociedad Argentina de Pediatría.

“Los estudios científicos indican que, si se les enseña de modo sistemático, los chicos aprenden a leer en entre 4 y 6 meses. En 1° grado, la mayoría ‘hace clic’ en agosto. Hay un 10% que no puede: habitualmente tienen familiares disléxicos”, asegura Salvarezza. Y agrega: “Las investigaciones a base de imágenes cerebralesencontraron que, al leer, se activan distintas zonas del cerebro en los chicos disléxicos y en quienes no lo son”. Salvarezza enfatiza que este trastorno tiene un “fuerte componente genético” y que hay “cuatro genes identificados”: los que controlan la migración neuronal, proceso crucial en el desarrollo del cerebro durante el embarazo.

Algunas voces, sobre todo desde el psicoanálisis, argumentan que la “dislexia” se utiliza como una etiqueta que estigmatiza a los chicos (ver aparte). “El niño que tiene dislexia y no cuenta con un diagnóstico recibe otras etiquetas: los tildan de vagos; ellos mismos empiezan a sentir que no les da la cabeza. Esos son los verdaderos estigmas”, plantea Gustavo Abichacra, y subraya que “es fundamental la detección temprana, a los 3 o 4 años”. Desde Disfam y otras organizaciones impulsaron normas para que las escuelas se adapten a la dislexia en provincia de Buenos Aires (donde rige una resolución desde 2013) y en Neuquén (allí acaba de aprobarse una ley provincial).

La doctora en Psicopedagogía Rufina Pearson sostiene que estas normas implican un avance “para la inclusión de chicos que día a día realizan un esfuerzo enorme por llegar al nivel de la clase, son tratados como poco inteligentes y denigrados en su autoestima, cuando en realidad son brillantes o ‘normales’ en otras áreas no valoradas al evaluar los procesos de aprendizaje, como la oralidad, la creatividad y la expresión artística”. Para Pearson es claveajustar los métodos de evaluación: “Las escuelas se están perdiendo del gran aporte que significa tener alumnos creativos, por el simple hecho de que las evaluaciones se focalizan en el proceso de lectoescritura”.

————–

“Con el tratamiento, aprendí a leer en 4 meses”

Marcela Torti y su hijo Santiago. Fotos Emmanuel Fernandez

“Santi no lograba leer ni escribir. Volvía de la escuela y decía: Yo no sirvo para nada”, recuerda Marcela Torti. A su hijo le diagnosticaron dislexia en 2° grado, tras un par de años de consultas. Con el tratamiento, aprendió a leer en 4 meses. “Yo pedía adaptaciones curriculares en la escuela, me respondían: ‘Claro, la madre quiere que le faciliten todo’. Hay mucho desconocimiento; la ley va a impulsar la capacitación docente”, se entusiasma. Cuenta que, aunque todo se encaminó cuando Santiago cambió de colegio, empezó la secundaria y volvió a toparse con la reticencia de muchos profesores. “Necesitamos la ley para que el tratamiento sea gratuito y accedan todos los chicos, no solo los que pueden pagarlo”.

————–

Un trastorno que genera polémica

Mientras se discute el proyecto de ley, algunos expertos advirtieron sobre una posible “patologización de la infancia”. “La palabra dislexia, de uso muy antiguo, describe ciertas alteraciones en la lectoescritura que no necesariamente indican un problema”, plantea Gabriela Dueñas, doctora en Psicología. Para Dueñas, “es normal que algunos chicos escriban en espejo u omitan letras; son dificultades propias del proceso de alfabetización”. La experta sostiene que “no existe un trastorno neurológico de base. No hay que recurrir a tratamientos de reeducación sino escuchar al niño, que él pueda expresar lo que le pasa, porque esas dificultades pueden ser síntomas de otras problemáticas, escolares o emocionales”.

Florencia Salvarezza, directora del departamento de Lenguaje de INECO, responde: “La dislexia existe; esto no se discute en ninguna parte del mundo. Lo avala un corpus científico muy importante, desde los años 80; muchos países tienen asociaciones científicas de dislexia. Hay una diferencia fundamental entre ciencia y opinión: es oscurantista cuestionar la existencia de este trastorno”.

Me pregunto que tiene que pasar para que esto sea posible y en PR?

He visto en el último tiempo que algunos colegios, escuelas ofrecen servicios de terapia educativa para estos niños.

El resultado es lo mismo como en las otras terapias ofrecidas gratis.

Ningun resultado. Los padres esperan mas de 2 años a ver como sus hijos leen y escriben y como esto no pasa recurren a los centros privados donde tienen que pagar. Que aqui en PR hasta con dinero no hay resultados esto es mas triste todavía.

Esto es debido a que en PR no se estudia sobre las dificultades del aprendizaje y para ser terapista educativa se ofrece un certificado de 3 meses. Esta es la única preocupación para poder tratar dislexia o otra dificultad. 

La verdad es que no son preparados.

Como dice en este artículo un niño de 5 años o mas con dislexia logra a leer y escribir en 4 meses.

El diagnostico con nosotros tiene un costo de 160$ hasta 320 dependiente de edad.

El tratamiento entre 720$ y 1200$.con pagos de 240$ mensuales.

Todos los costos son accesibles.

Se tiene que tener en cuenta que estemos dispuestos a trabajar con gobierno si esto ofrece su ayuda.

Nuestro Centro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s