Que implicaciones tiene suspender la terapia durante el verano?


Que implicaciones tiene suspender la terapia durante el verano?
Sabemos de nuestra experiencia de los anos anteriores que si el niño no hace nada académico durante el verano se le va hacer muy difícil la integración en agosto en el ámbito escolar.
Si los niños tienen un trastorno relacionado con dificultades del aprendizaje o TDAH ( déficit de atención ) si no reciben seguimiento en verano va empezar en agosto el ano con mas rezago que nunca.
Los niños necesitan recibir sus terapias que hacen parte de un tratamiento. Los tratamientos no se pueden interrumpir por decisión propia sin consecuencias.
Cuando hablamos de terapia, nos referimos a las distintas modalidades de intervención terapéutica que reciben estos chicos en función de sus necesidades: terapia psicopedagógica o educativa, terapia psicológica, terapia sistémica, terapia de habla, terapia para los problemas de conducta en la adolescencia, terapia de prevención de riesgos en la adolescencia, terapias de relajación y autocontrol, terapia neurocognitiva, terapia de habilidades sociales, etc.
Si además de lo anterior, añadimos que una medida habitual suele ser supender la terapia farmacológica durante el verano como medida de descanso para el cuerpo…  la respuesta a la pregunta, en la mayoría de los casos, implica un pronóstico negativo, ya que por desgracia el TDAH y los problemas asociados no se cogen vacaciones en la época estival.
Ventajas:
* Descanso económico.
* Descanso de horarios.
*Descanso farmacológico (beneficios sobre peso y talla).
* Más tiempo libre.

Que el nino se divierte mas no es una ventaja.

Desventajas:

  •  Sus mentes resetean con mucha facilidad. ( Pasan por un proceso de “olvidar”)
    Los problemas que llevaron a estas situaciones no reciben tratamiento.
    El parón en la terapia dificulta retomar el ritmo a la vuelta de vacaciones.
    En las dificultades del aprendizaje si se interrumpe o no existe una consistencia el avanse no existe practicamente. Si la pausa es mas de 2 semana se puede hasta reiniciar el proceso. El cerebro se “resetean “.
    Elevada probabilidad de no generalizar lo aprendido.
    Los problemas de conducta y de convivencia continúan.
    Las dificultades cognitivas y del aprendizaje supondrán problemas más serios en el próximo curso.
    La falta de rutina durante el verano empeora las dificultades de organización.
    La gestión de la sintomatología y el manejo comportamental recae exclusivamente en la familia sin apoyos especializados.

En cualquier caso, si la situación obliga a suspender la terapia durante los meses de verano, es recomendable consultar a un profesional especializado que recomiende qué pautas son necesarias llevar a cabo durante esta época, así como promover desde la familia la realización de actividades al aire libre, actividades en familia, actividades de sociabilización, de refuerzo cognitivo y académico en casa y, siempre que la situación se agrave, consultar inmediatamente y/o acudir a un profesional.
No olviden que una condición necesita ser tratada para mejorar o desaparecer. Como los niños se encuentran en un proceso de crecimiento y desarrollo continuo, cualquier tardanza al curso normal tendrá efectos en la vida de adulto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s